• titular infantil
  • titulas-2
  • titular primaria
  • grado-social
/Becas / Caminos Escolares 2019

Caminos Escolares 2019

18 marzo, 2019

si te interesa envía un correo antes del 22 de marzo a la coordinadora del programa María C. Tejedor Mardomingo

¿QUÉ SON LOS CAMINOS ESCOLARES?

Los cambios que se han producido en la configuración social y urbana de las ciudades durante los últimos 50 años han hecho que los hábitos de uso de los espacios públicos hayan cambiado radicalmente. Ahora bien, han cambiado los usos, pero no las necesidades de los niños y niñas.

La ciudad y por tanto la calle, es un ámbito imprescindible para la socializacióny la realización personal de la infancia. Es un espacio privilegiado donde se aprende a jugar, a conversar, a compartir, a defender sus ideas, en definitiva aprender a ser ellos y ellas mismas.

Sin embargo, las ciudades están diseñadas casi siempre sin contar con laciudadanía y menos aún con la infancia. Los espacios públicos y los medios de transporte se diseñan para los adultos, no tienen en cuenta la necesidad de los niños y niñas. Su autonomía se ve amenazada y eso repercute muy negativamente en su desarrollo y en su educación. La ciudad se convierte en un lugar hostil y con frecuencia tienen dificultades para encontrar un lugar propio en el espacio público y en la oferta de modos de transporte.

Diversos análisis llevados a cabo en la ciudad de Palencia (Quiralte y Linacero, 2015) ponen de manifiesto que los niños y niñas y sus familias se quejan de la falta de espacios seguros para el juego libre. Si privamos a la infancia de estos espacios, estamos reduciendo considerablemente su espacio vital y promocionando ocios pasivos y sedentarios.

Sin entrar a valorar la configuración urbanística de nuestras ciudades, esevidente que desde los años 60 el coche se ha convertido en dueño y señor de los espacios públicos, hasta el punto de que hoy nos parece absolutamente normal que sea el tráfico rodado el que determine muchas de las decisiones sobre los planes de urbanismo. Sin embargo, el tráfico es el gran enemigo de los niños y niñas en nuestras ciudades. Hemos construido unas ciudades en las que hemos condenado a la infancia a no poder hacer algo tan elemental, tan simple y habitual en otros tiempos, y tan necesario siempre, como es salir solos de casa, ya sea para jugar libremente con otros niños en su espacio público, ir al colegio, visitar a los abuelos, etc. Es necesario recuperar el uso peatonal seguro del espacio público.

Palencia, reconocida por Unicef-España como Ciudad Amiga de la Infanciadesde el año 2006, ofrece condiciones muy favorables para un uso compartido de los espacios públicos que priorice las necesidades de la infancia. De ahí que aboguemos por propuestas educativas que, como señala Tonucci (2004), se conviertan en parámetros para la transformación de nuestras ciudades.

Otra educación es posible: una educación que sea constructiva y de todos ytodas, por ello la ciudad es un medio que educa como tal. Los ciudadanos nos educamos juntos para afrontar los desafíos de la vida colectiva, pues La infancia es un tiempo de aprendizajes, de descubrimientos, de diálogos y adquisición capacidades por sí mismo, encontrando respuesta a sus propias preguntas, mediante la exploración, el diálogo y experimentación propia, por su relación con los demás y con el contexto local que les resulta pedagógico, motivante y acogedor.

Para ello es importante dar la palabra a los niños y que se les escuche. Pues como advierte Tonucci (1997; 53) “hacer hablar a los niños no significa pedirles que resuelvan los problemas de la ciudad, creados por nosotros; significa en cambio aprender a tomar en cuenta sus ideas y propuestas”.

Los pilares de este idea se sustentan en la participación ciudadana, defendiéndola como un derecho y no como una obligación. Este término puede significar hacer acto de presencia, tomar decisiones, tener información de algo, opinar, gestionar o ejecutar, inscribir en “algo” o “ser miembro de”, implicarse en algo en cuerpo y alma; es decir, hay muchas formas, tipos, grados, niveles y ámbitos de participación. Por ello entendemos que la expresión de participación infantil se ha de concebir como un proceso activo a través del cual los niños y niñas alcanzan aquellas metas que se han propuesto, contando para ello, con la ayuda de algún adulto.

|
© 2019 Facultad de Educación Palencia | Aviso legal | Tema desarrollado por: imagina3comunicacion | Acceso |